PEMEX UN PASO A LA PRIVATIZACIÓN ?

 

Ayer se cumplieron 74 años de la expropiación petrolera, suceso histórico en el que México se adueñó de su recurso natural energético más valioso. En su tiempo fue una medida audaz que sirvió como ejemplo a otras naciones. Sin embargo, hoy Pemex —y por tanto el país— están estancados, con niveles de producción mermados y pérdidas al alza para la empresa. Es tiempo de hacer algo al respecto.

Dado que la empresa conforma un monopolio público, es la única entidad facultada para producir y vender petróleo en México. Eso supondría que está en posición de fijar precios en beneficio de sus finanzas, recibir estímulos fiscales y obtener recursos oficiales con lo cual estaría en posición de invertir en tecnología y competir con otras petroleras. Así se han hecho muchas empresas transnacionales en el mundo. Pero en México ha sucedido lo contrario.

Cada 18 de marzo se repite el diagnóstico, con base en él se impulsó la “reforma energética” que en 2008 cambió la ley de Petróleos Mexicanos. A cuatro años de distancia los problemas siguen ahí, los cuales se resumen en dos temas de fondo: por un lado, la ineficacia interna de la paraestatal, por el otro, la asfixia gubernamental.

Con más trabajadores, Pemex produce menos que las empresas petroleras que compiten en el mercado mundial. Además, su costo laboral es mayor. Más de 10 mil empleados reciben sueldo sin realizar tareas específicas, en tanto que por cada dos trabajadores hay un jubilado. El presidente Calderón lo advirtió ayer mismo: “De no corregirse esa situación en el tiempo, Pemex pudiera correr el riesgo de no contar con recurso suficiente para fondear (las pensiones)”.

Encima de todo, Pemex financia esa enorme carga laboral con pocos recursos. La paraestatal obtiene miles de millones de dólares por exportación de crudo, dinero que va a parar a las arcas de los gobiernos estatales y el federal, para gasto corriente en vez de ser usado para reinvertir en la empresa pública. Y no podría ser de otra manera: 40% del presupuesto del país viene de lo que se le extrae a la petrolera. Sin una reforma fiscal, la situación no cambiará.

Más allá de ideologías e incluso de las cifras que apoyan a cada una de las visiones encontradas en este asunto —apertura o estatización—, la efeméride que ayer se celebró sirve a todos para recordar que de vez en cuando se necesitan transformaciones de raíz. La expropiación lo fue. La difícil situación energética del país hoy amerita análisis rigurosos y medidas audaces.

fuente:http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2012/03/57616.php

SERA VERIDICA ESTA INFORMACIÓN O ES UN MAL INFORME PARA DAR EXCUSA A UNA POSIBLE PRIVATIZACIÓN?

TU QUE OPINAS?????

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: